La honradez aún existe.

Ayer fui a Barcelona en tren.

Fui a ver un médico especialista, fui con bastante fiebre y un paracetamol encima debido a la gripe. Cambiar la hora era esperar demasiado tiempo para mi consulta. De vuelta en el tren, me cayó el bolso al suelo, evidentemente ya estaba fatal. Se debió caer mi teléfono en ese momento y no me di cuenta.

Al llegar a casa desesperé, y después de navegar por Internet buscando el teléfono de Renfe atiné en llamarme. Me contestó el señor de la limpieza de Renfe en Sant Vicenç de Calders, tenia mi teléfono! En ese momento se coordinaron con el maquinista del siguiente tren para dármelo en el andén de Vilanova. Les compré unos bombones en agradecimiento que no quiso aceptarme. El maquinista estaba sorprendido de mi suerte, y que hubiera llegado hasta él mi teléfono (es media hora de tren).

La suerte existe si señor, o el karma. Yo soy de las que devuelve todo lo que encuentra: deja los pañuelos a la vista para que quien lo ha perdido lo encuentre, hace poco devolví una tarjeta de RENFE valida por 3 meses de un estudiante, he llevado billeteras sin abrir a la policía, aquí y en otros países, teléfonos móviles, etc. Y por mi parte, no es la primera vez que me pasa algo así: me ha llegado por correo la cartera entera, me he encontrado una nota y las llaves de mi moto en el quiosco del frente cuando me las he dejado puestas (varias veces) y el casco sin atar sobre el asiento después de una noche entera en la calle. Si, vale, puede parecerlo que soy despistada, pero tengo una edad, y esto me ha pasado en muchos años…
Pero no es el karma ni la suerte. Es la honradez. Un valorar que debería estar en alza y sólo depende de ti. De que lo practiques cada día. Superemos la cultura de la picaresca, superemos el mal ejemplo que nos ofrecen nuestros políticos, superémoslos a todos y seamos mejores personas. Porque cuando devuelves un objeto perdido o de lo devuelven, te cambia el día, la semana, incluso estado con gripe!


Pablo Hassel

Jóvenes y desolación

Leyendo las opiniones en las redes sociales y a los medios de comunicación, tengo la sensación que, además de culpabilizar a una generación entera por las acciones de algunos grupos, veo que no somos capaces de entender cómo ha vivido un joven de veinte años, de estos que están en la calle protestando, tanto los que rompen escaparates de tiendas de barrio como los que no. Tengo que reconocer que escribo un poco enfadada y sobre todo triste por las reacciones. Yo trabajo para este colectivo y por tanto mi mirada hacia ellos y ellas es totalmente contraria. Con esto, me gustaría hacer una foto rápida de lo que ha cambiado los últimos veinte años para ver si así podemos empatizar más con estos jóvenes.

Arcadi Oliveres 15M

Moltes gràcies Arcadi!

Article publicat a eix diari de garraf el 7 de febrer del 2021 Avui m’he assabentat l’Arcadi Oliveres està greument malalt. De seguida he trucat a una amiga, ella i la seva família són molt propers ell. Ja feia temps que el seu cos estava feble, però ja han confirmat la terrible malaltia del segle… Llegir més

Los tres filtros socráticos, la educación y la mediación

Escuchando Radio 3 hablaban de los tres filtros socráticos y cómo son de necesarios hoy día.
Verdad, bondad y utilidad son los tres filtros de Sócrates, filtros que debemos usar antes de hablar, opinar o escuchar.
Establecer un diálogo cooperativo, empático y constructivo en nuestra vida, por tanto, construiría todo lo contrario.

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out /  Canvia )

Google photo

Esteu comentant fent servir el compte Google. Log Out /  Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out /  Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out /  Canvia )

S'està connectant a %s

Aquest lloc utilitza Akismet per reduir els comentaris brossa. Apreneu com es processen les dades dels comentaris.

%d bloggers like this: