¿Cómo afecta el patriarcado en la adolescencia?

Preguntas y algunas respuestas.

“Un mes después del 8 de marzo y siendo mi especialidad la adolescencia, creo que es importante destacar algunas de las diferencias patriarcales entre un chico y una chica.”

La diferencia de espacio que “se les permite” ocupar a los niños y las niñas en la infancia es muy diferente. A priori esta afirmación parece errónea, pero hay un espacio en el que las familias no se fijan: el patio del colegio.

El espacio que ocupan para jugar chicos es muchísimo mayor, dado que éstos están pensados para jugar al deporte nacional: el fútbol, mayoritariamente masculino. Es cierto que si las chicas jugaran también más al fútbol, los espacios se equilibrarían, pero, qué pasaría si elimináramos la pelota del patio? En el colegio donde va la hija de mi pareja se propuso des del profesorado tener un día sin pelota en el patio, y fueron las madres, las que se indignaron, sin siquiera haber experimentado qué ocurría, y bloquearon la iniciativa.

Con esto quiero decir que toda la sociedad, sin importar el género, somos responsables de erradicar el sistema patriarcal ya que éste genera muchas desigualdades aparentemente invisibles que conllevan muchas consecuencias en la persona.

Tras pensar en el espacio público patio, pasemos a otro supuesto espacio público que ocupan al crecer las chicas: la calle

Hay un experimento interesante el la red en la que se pone una cámara en una mochila de una chica joven, vestida de manera deportiva (si estas pensado en un vestido rojo y con tacones, no fue así) que no paran de “piropearla” por la calle. Quizás piensas en un halago, puedes pensar que estoy exagerando, que la chica debería estar contenta, pero cómo se puede sentir tranquila si no puede ir por la calle sintiéndola suya? Porque es lo que ocurre cuando un montón de desconocidos opinan sobre ti, tu cuerpo, tu ropa, tus ojos o lo que se les ocurra. Eso es acoso.

Luego están los desgraciados que persiguen, eligen una víctima y la siguen unos metros diciéndole todo aquello que se les pueda ocurrir en ese instante, con total impunidad, llevando a su víctima al miedo y la inseguridad total. Es así, eso ocurre cada día, cada instante a centenares de mujeres. Una adolescente es un caramelo: son bellas todas, están llenas de inocencia, vitalidad, magia e inteligencia, por lo que son el blanco perfecto para ellos. Las madres y padres desesperan, porque no saben si prohibirles salir cuando oscurece o forzarlas a tomar clases de defensa personal, pero en realidad todo esto que describo ocurre igualmente de día que de noche.

Las estadísticas de acoso y abuso sexual son abrumadoras y teniendo en cuenta lo dicho, esas hijas son el blanco perfecto para esas terribles situaciones. De hecho, algo que debería empezar a pasar es que esos padres y madres preocupados, todas la personas que lo pensamos, empecemos a atajar el problema: callando al acosador, llamándoles la atención cuando lo hagan, (a nosotras o a cualquier mujer o chica) dejándolos en evidencia en la calle para que sean ellos los que se sientan mal, para que pasen de acosadores a acosados por una sociedad por fin conscienciada que quiere recuperar la calle como un espacio público para todas. Evidentemente esto mismo no le pasa nunca a un chico.

Este es un primer esbozo de la diferencia entre las dificultades que sufren los chicos y chicas adolescentes, pero enumeraré otros para seguir reflexionando:

  • El contenido curricular de las escuelas está lleno de nombres de hombres y apenas alguna mujer y para colmo, los filósofos, escritores e historiadores cuando hablan de la mujer lo hacen sin respeto y mucho desprecio o la retratan como un mero acompañamiento del hombre: cómo puede hacerles sentir esto a las estudiantes?
  • La importancia de la belleza: la chica ha de ser esbelta y estupenda, con pelazo y bien maquillada. Acaso eso se les pide a los chicos? Sólo hay que ver las estadísticas de anorexia en la adolescencia y la diferencia numérica en el género.
  • En el cine y la música: pocas letras de canciones empoderan a la mujer, la mayoría de los videoclips usan a la mujer como objeto sexual. Pocas películas muestran a la mujer ideal como la independiente, fuerte y que no necesita al hombre para ser feliz, y cuando aparece un personaje así, el argumento de la película acaba sometiendo a esa mujer y tras convertirla en frágil y dependiente, la mujer acaba encontrando el amor.
  • Los medios: “una mujer muró en manos de su marido(…)” perdón, murió o fue asesinada???
  • La sexualidad: qué te viene a la cabeza cuando hablo de una chica con gran deseo y expresividad sexual? Y si es un chico? Y si a esa chica le gustan las mujeres?
Una última pregunta: dónde quedaron las niñas salvajes y atrevidas, que trepaban árboles y saltaban vallas, que montaban en bici y legaban a casa con las rodillas peladas y los pantalones rotos, con las manos y la cara sucia? Dónde quedaron cuando crecieron?

La adolescencia es dura: la presión social, el grupo de amigas, el nuevo lugar de los padres, el acoso, la sexualidad, el amor, la imagen, el deseo, los estudios, las hormonas, los medios de comunicación, las drogas…Entonces me pregunto: cuáles son sus verdaderas opciones: conformarse? deprimirse? enfadarse? aislarse? apagarse?

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out /  Canvia )

Google photo

Esteu comentant fent servir el compte Google. Log Out /  Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out /  Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out /  Canvia )

S'està connectant a %s