Si el 15M nos ha enseñado algo es la fuerza de la coordinación de luchas y la constancia en el trabajo. Nuestras exigencias principales o ejes han seguido estando en el centro de las decenas, centenares de colectivos y organizaciones que han ido surgiendo en estos diez años gracias la red activista que se tejió y reforzó en las plazas. El 15M nunca se fue, y aquí están algunas de sus semillas.